dia mujer granada
Artículos sobre Granada

Mujeres históricas de Granada. Día de la mujer. 🚺

Maria la Canastera.

Bailaora y anfitriona, con la necesidad de trabajar para salvar a su gente.

Nacida en el Sacromonte de Granada un febrero en el año 1913 hizo de su tierra y de su Zambra un lugar universalmente famoso. Llamada La Canastera por su padre que trabajaba haciendo canastos de mimbre. Su primera función de flamenco fue a los 16 años en la exposición universal de Barcelona. De su Zambra salieron artistas como los Habichuela, Los Morente o Paco Cortés.
Murió en 1966 y su cueva Zambra María la Canastera sigue abierta en la actualidad, tal y como ella la dejó, la misma que aun queda asentada en pleno centro neurálgico del barrio con más Duende de Granada.

Estrella Morente. Arte y Pasión.

La voz más reconocida de todos los cantaores y cantaoras de Granada.
Hija de su madre Aurora Carbonell, bailaora, y su padre y maestro Enrique Morente, cantaor.
Ha madurado rodeada en un ambiente talentoso, lleno de familiares que darán paso a su futuro brillante como Cantaora. Tiene arte, pasión, historia, voz, talento y un bendito legado en la sangre.
Citó una vez a su tierra:
“Granada forma parte de mi piel, de mis ojos, de mi pelo, de mi cante, de mi comida, de mis hijos, de mis padres… yo siempre volveré a Granada”.

Sultanas. Mujeres Nazaríes de la Alhambra.

La historia no escrita y olvidada de Las Sultanas que habitaron la Alhambra.
La historia en la edad media se escribía por y para hombres, así que los escritores de la época eluden siempre hablar del elemento humano femenino. La mujer pertenecía al espacio privado y sagrado del sultán, el Harem. Esta circunstancia hace más difícil la tarea de los estudiosos en materia para reconstruir el hilo argumental.

Isabel La Católica. Feminista y ¿santa?.

Reina poderosa, pionera y primera mujer en la historia de mujeres gobernadoras, astuta, estratega, estudiosa, decisiva, estricta y de carácter frío.

Isabel I de Castilla, no estamos muy seguras de que fuera santa pero sí feminista. En su relación matrimonial y político con Fernando de Aragón, y en su mandato, se propuso ordenar y comportarse con el mismo protocolo, proceso y dinámica como lo haría un Rey legítimo de su trono. Por entonces las mujeres, reinas o princesas eran “reinas de” “princesas de” para complacer al Rey en todos sus deseos, sentimentales, sexuales y cotidianos.
Las mujeres en la corte estaban vivas con un único propósito en sus vidas y concretamente el de una reina era: Complacer y seguir al Rey donde quiera que vaya y dar a luz a sus hijos e hijas. Por primera vez en la corte, dónde el poder se gobernaba y corrompía, dónde el que solo tenía la credibilidad o el respeto absoluto de sus subordinados era un Rey.

Isabel fue considerada por fin legítima al trono tras morir sus dos hermanos, al no quedar más varones, defenderá su creencia del derecho al trono ya que la gran mayoría estaba en desacuerdo con tener una reina en vez de un rey, porque no era suficiente con ser Reina heredera, ella necesitaba un casamiento con un hombre de su mismo rango o mayor.
Aún así se declara Reina Poderosa otorgándose derechos merecidos y legítimos, gracias al apoyo del pueblo de Castilla. Por entonces un sistema patriarcal obstaculizará sus hazañas y luchas, aun que de sobra sabemos que inteligencia no le faltó y supo esquivarlo mediante infinitas estrategias constantes a lo largo de su vida.
Dejó en Herencia el trono a su tercera hija Juana I de Castilla, comúnmente conocida como Juana La Loca.

Juana La Loca.¿Loca o Víctima?

Hija de la soberana Isabel La Católica, heredó el trono de Los Reyes Católicos y con ello el poder absoluto por los muchos reinos conquistados previamente a la sucesión de Juana, alcanzando a ser la corona más fuerte de la Europa occidental. El poder de nuevo en una mujer, el mismo que llegaría a ser a nivel político, jurídico, gubernamental y estatal más fuerte que su marido: el archiduque Felipe de los Hasburgo de Bélgica, conocido como Felipe el Hermoso.

Isabel supo que Juana podría sufrir de nuevo los conflictos de intereses internos, una corte entera dirigida exclusivamente por hombres, sin acostumbrar a ver o seguir a mujeres al mando.
Juana fue una víctima más del sistema patriarcal, quedando destronada y “diagnosticada” loca para encerrarla en una habitación a los 26 años completamente aislada de la gente y sola para el resto de su larga y desgraciada vida, murió a los 76 años.

En esta relación, históricamente él quedará como el hombre hermoso, “donjuan” y mujeriego, y ella como la mujer celosa y loca.

Mariana Pineda

Heroína local, revolucionaria, liberal, mujer feminista y madre soltera muy joven con 3 niños.

Mariana Pineda Muñoz nada más nacer su padre ya la arrancaba de los brazos de su madre quedándose por tanto con la custodia completa además de todo el patrimonio, bienes y casas de la familia, y así desterrar a su madre de la cual se desconoce su paradero.

Mariano de Pineda muere poco después por una enfermedad crónica habiendo otorgado previamente la tutela a su hermano, el cual era ciego y tras casarse poco después con una mujer mucho más joven, éste traspasó la tutela a unos criados de su servicio, despropiandola de varios inmuebles de Sevilla y Granada. Sus padres adoptivos, demasiado jóvenes también, los cuales educarían a Mariana tan solo hasta los 14 años de edad y se adueñarían de todo su patrimonio restante, más de 6 inmuebles y hectáreas de viñedos solo en la provincia de Granada, que fueron a parar a la hija biológica de los mismos. Ella reclamó todas las propiedades que su padre le dejó en herencia, pleitó constantemente toda su vida para que se lo devolvieran, sin embargo no terminó de conseguirlo nunca.

A sus 15 años se casó con un hombre de once años más mayor que ella y que acababa de abandonar del ejército, no se sabe de qué vivía, no obstante la boda se celebró sigilosamente ya que Marianna era huérfana, al poco tiempo transcurrido da a luz a su primer hijo José María y a su segunda hija Úrsula. Dos años más tarde muere su esposo dejándola viuda y con dos niños a sus 18 años, y es durante ese matrimonio cuando se adhiere a la causa liberal tras la nueva restauración de absolutismo de Fernando VII.

El movimiento de los cabezas liberales buscó la forma de que el rey Fernando VII aceptara la fuerza de la revolución y que otorgara la igualdad y el respeto para todo el pueblo ante la ley española, pero a los pocos años más tarde el monarca dió un giro absoluto rompiendo su palabra, hizo que se llevara a cabo una venganza personal: en busca, captura y ejecución de todos los cabecillas de la república, exigiendo así los nombres de los mismos, aun que cierto es que Mariana estaba en el punto de mira del Juez de Granada, por entonces, Ramón Pedrosa, el mismo que suspiraba por el afecto y contacto de Mariana y aun que enamorado de ella estuvo no pudo aceptar pacíficamente que la joven Mariana fuera principal cabeza de una revolución por el hecho de ser mujer y que las mujeres por entonces no estaban bien vistas en asuntos políticos o en cualquier asunto que no fuera hogar, servir y la familia. Pues ella le daría calabazas una y mil veces por lo que nacerá en él una reacción contraria que se puso en marcha para buscarla, para juzgarla y forzarla a decir todos y cada uno de los nombres de los cabecillas revolucionarios, mientras tanto buscaban esconder las banderas, que ya bordaban las bordadoras de Granada, y meterlas en casa de Mariana para que finalmente puedan adjuntar una prueba legítima o tener una prueba de delito contra el rey y la ley.

Se celebrará un juicio sin su presencia en dónde su abogado defensor hizo todo lo que pudo, habiéndola sobornado previamente el juez Pedrosa para que soltara prenda, aun así Mariana se mantuvo firme, prefirió pagar con su vida a cometer semejante traición al movimiento que salvaría a una sociedad entera.

Fue ejecutada a sus 26 años en la vía pública, en la Plaza del Triunfo de Granada, delante de sus hijos y de todo el pueblo granadino. Le preguntaron por última vez si cantaría los nombres, su respuesta y también sus últimas palabras fueron: “El recuerdo de mi suplicio hará más por nuestra causa que todas las banderas del mundo”.

Virginia Wolf. Destacada figura del feminismo internacional.

Escritora y británica. Paisana adoptada por la ciudad Nazarí, viaja a sur de España en tres ocasiones, describía en su libro como era el Paseo de los Tristes y escribía cartas a su amiga Vita Sackville-West durante su estancia en Granada, con la que mantenía una relación muy estrecha. En uno de sus libros rescata un beso, su primer beso, con una reputada actriz que representó una adaptación de Resurrección en el Teatro Isabel La Católica.

Sentenció con esta frase: “Para escribir novelas, una mujer debe tener dinero y un cuarto propio“.