Granada Alhambra Jardines Generlife
Artículos sobre Granada, Artículos sobre Tours

Jardines de la Alhambra y Generalife 🌳

¿Alguna vez te has parado a pensar cual es la simbología de los Jardines de la Alhambra y el Generalife? Acompañamos al Tour del Generalife y Jardines de la Alhambra y descúbrelo con nosotras.

El propósito de los musulmanes fue representar en estos Jardines uno de los pilares esenciales de la cultura islámica: El Paraíso, mediante el tratamiento de la vegetación y el agua. Por otro lado, pretende mostrar al visitante la evolución de las formas en las que se ha llevado a cabo la jardinería en la Alhambra a lo largo del tiempo, además de estimular los sentidos, un ejemplo curioso es que se mejora el sentido del tacto, refrigerando el aire con un sinfín de surtidores de agua procedente de Sierra Nevada y aprovechando las corrientes de aire en un lateral específico del Cerro del Sol, la colina en donde cuyo palacio de verano se sitúa.

El Generalife fue construido en el siglo XIII con la finalidad de ser un espacio dedicado al descanso de los reyes musulmanes de Granada y también al trabajo, ocio, placer y goce de los cinco sentidos.
Podemos encontrar una amplia variedad de huertos, edificaciones, flora y fauna, etc, lo que lo convierte en uno de los lugares más atractivos de la ciudad de Granada. Una de las curiosidades de este jardín es el Ciprés de la Acequia del Generalife. Según la leyenda, vió a Morayma, esposa de Boabdil, y a un caballero de la tribu de los Abencerrajes manteniendo relaciones amorosas durante las noches. Cuando Boabdil se enteró, se enfadó tanto que decidió matar a varios nobles de la tribu musulmana.

Los Jardines de la Alhambra de Granada estaban destinados al ámbito privado del gobernador de la Alhambra. Uno de los mitos narra que en ellos se hallaron unos jarrones de porcelana de oro, escondidos probablemente en tiempos de la Conquista de Granada, por lo que el oro se utilizó para diseñar y adornar el jardín, aunque con la llegada de las tropas de Napoleón, el jardín fue decorado al estilo francés, que a día de hoy, se conserva todavía. Se le conoce como el Jardín de los Poetas, ya que fue descrito y pintado por varios artistas y viajeros como por ejemplo Mariano Fortuny y Joaquin Sorolla, importantes pintores del siglo XIX.

Ambos jardines, presentan características muy parecidas en cuanto a la flora y fauna. En la Alhambra, podemos encontrar un oasis verde y una gran fuente de biodiversidad, además de contener grandes servicios de abastecimiento de aguas al Generalife y a sus huertas, palacios, baños, mezquitas, etc. Como bien sabemos, los musulmanes buscaban que los jardines fueran vivos por lo que los potenciaban con los aromas, estética ornamental, sonido, etc. Por ejemplo, en las Huertas del Generalife, pueden hallarse cuatro huertas: la Huerta Colorada, la Huerta Grande, Huerta de Fuentepeña, y la Huerta de Mercería, las cuales tratan de crear un catálogo de especies con valor histórico y son de variedad antigua.
También se produce aceite, pastos para la ganadería, que son bosques que rodean la cara norte de la Alhambra, como la Umbría del Darro y Generalife, y el Bosque de San Pedro, los cuales se componen de almez.

La vegetación se ha ido introduciendo en distintas épocas. En la Alhambra, hay una variedad de 700 especies. Pueden encontrarse las azucenas, lirios, o plantas como la albahaca, tomillo, jazmines, cítricos y cipreses, etc, pero la más importante es el arrayán, que se utiliza como medio de remuneración del Patronato de la Alhambra. Este tipo de plantas proceden del período árabe, medieval e islámico, ya que las familias de estas épocas decoraban sus jardines con este tipo de vegetales, por ejemplo solían plantar
rosas, claveles, lirios o violetas. Más tarde, se han ido introduciendo nuevas categorías como el geranio o la rosa de pitiminí.

En cuanto a la variedad de fauna, existen unas 161 especies vertebradas en la Alhambra: 105 aves, 36 mamíferos y 5 anfibios, además de 3 especies de peces. La mayoría de ellas se encuentran en la Cuesta de Gomérez, como el carbonero común, jilguero, mirlo, petirrojo, chochín, etc,. Esta diversidad permite que haya un gran conjunto de animales donde no hay presencia humana. Si eres un amante de la naturaleza, te sugiero personalmente que vayas al atardecer a escuchar las reuniones sociales de estas aves cantarinas, ¡No te pierdas la maravillosa experiencia de conocer uno de los parajes más tranquilos y agradables de Granada en el Tour del Generalife y Jardines de la Alhambra!