patio de los leones
Alhambra, Granada

Patio de los Leones de la Alhambra ūü¶Ā

Si hubiese que elegir el lugar m√°s bello de Granada, aunque por suerte son muchos los aspirantes a ese puesto, no dudar√≠amos en nominar al Patio de los Leones, una de las construcciones isl√°micas m√°s admiradas de Espa√Īa.

El Patio de los Leones fue encargado por el sultán Muhammad V en el segundo periodo de su reinado y construído entre 1362 y 1391.

Este lugar fue el centro del √ļltimo palacio construido en √©poca nazar√≠, el centro de la casa creada por el sult√°n Muhammad V, considerado el primer restaurador de la Alhambra y protagonista de una incre√≠ble evoluci√≥n art√≠stica.

Muhammad V, despu√©s de finalizar las obras del Palacio de Comares que su padre el gran Yusuf I no finaliz√≥ al ser asesinado, se encarg√≥ de crear un espacio √ļnico y distinto a los anteriores palacios del recinto. Un espacio donde mezcl√≥ estilos y donde encontramos la m√°xima expresi√≥n de simetr√≠a, armon√≠a y buen gusto.

A este palacio se le otorga una zona destinada al harem (la planta superior), un espacio de reunión para el sultán (la Sala de los Reyes), una sala para banquetes y veladas musicales (Sala de Abencerrajes) y una habitación ceremonial junto a la habitación del sultán (Sala de dos Hermanas y Mirador de Lindaraja). Además, como nexo de unión de todas estas estancias, se construirá en el centro el Patio de los Leones.

El patio est√° formado por 124 columnas de m√°rmol de Macael, que se distribuyen magistralmente formando una especie de oasis de piedra en forma de claustro.

La protagonista de este espacio es sin duda la Fuente de los Leones situada en el centro del patio: 12 leones del siglo XI, que se cree que pertenec√≠an a Samuel Ibn Nagrella (ministro y poeta jud√≠o), tallados en m√°rmol de Macael al igual que las columnas, donde cada le√≥n tiene su propio aspecto ya que sus caras y pelajes son √ļnicos para cada ejemplar. Adem√°s dos de ellos est√°n marcados con un tri√°ngulo en la frente, uno hacia arriba y otro hacia abajo, pudiendo representar las tribus de Jud√° y de Lev√≠ y por tanto los 12 leones podr√≠an representar las 12 tribus de Israel, tambi√©n se cree que pudo tener un mecanismo hidr√°ulico que har√≠a de la fuente un reloj de agua, as√≠ como tambi√©n se relaciona con los 12 signos del zod√≠aco.

Los leones act√ļan como surtidor ya que por cada boca sale el agua que luego se adentra por 4 canales (de norte a sur y de este a oeste) hacia las distintas dependencias del palacio. Esta distribuci√≥n puede simbolizar las 4 partes del mundo que son regadas por los 4 r√≠os del Para√≠so (r√≠os de agua, vino, leche y miel seg√ļn el Cor√°n).

Influencia persa

El Patio de los Leones est√° influenciado, entre otros, por el jard√≠n cl√°sico persa, que los musulmanes adoptaron de la literatura persa y evolucionaron a trav√©s de la extensi√≥n del Islam. Este tipo de jard√≠n est√° marcado por la simetr√≠a y geometr√≠a, buscando recrear el para√≠so en la tierra. ¬°Los primeros jardines persas datan de 4000 a√Īos antes de Cristo!
De los vergeles construidos en el √°rido Ir√°n surgir√≠a la palabra “para√≠so”, que viene del viejo vocablo persa “paridaida” o √°rea cerrada por un muro (se utilizaba para describir los jardines, al igual que en el Islam el Para√≠so es ‚ÄúJannah‚ÄĚ, es decir jard√≠n ).

En los jardines persas es imprescindible la presencia de los 4 elementos del edén zoroástrico: el cielo, la tierra, el agua y el mundo vegetal, también podemos encontrar en ellos bellos y armónicos edificios, pabellones, murallas y sistemas de regadío complejos.

En el Patio de los Leones podemos apreciar todos estos elementos, donde el mundo vegetal hoy se ve representado en sus bellas decoraciones, pero se cree que en época nazarí en lugar de losas de mármol podría haber un jardín con especies de bajo porte.

El agua, elemento fundamental y protagonista en toda la Alhambra, en el Patio de los Leones se distribuye en diferentes formas, estancada, corriente o brotando de hermosas fuentes de piedra, como en los antiguos jardines persas.

El jardín persa fue declarado en 2011 Patrimonio de la Humanidad. El Patio de los Leones lo fue en 1984, a la vez que el resto del conjunto monumental de la Alhambra.